31 mar. 2017

¿Y si me equivoqué?

¿Y si me equivoqué de país, de mundo y de universo?
¿Y si al girar en una rotonda me pasé girando?
¿Y si al tardar demasiado en atarme los cordones de las zapatillas colapsé un estado cuántico crucial y bifurqué mi existencia tontamente y mi corriente de consciencia tomó el camino malo?
¿Y si una vida de tardanzas crea un nefasto efecto acumulativo?
¿Y si me perdí en el peor universo posible?
¿Puedo pedir una prórroga?
¿A qué árbitro puedo pegar?
¿Esto es un renuncio? ¿Es trampa?
Y lo más importante...
¿A quién he de pedir perdón?

19 mar. 2017

Sucio

Impuro,
sí, impuro.
Resacoso, impío, sucio,
despeinado, ojeroso.

Fracaso, lloro,
insulto, hago novillos.
Le pego a mi sombra,
(mi sombra me devuelve siempre el golpe).

Pensamiento negativo,
sí.
Esquinado,
escabroso.
La soberbia del perdedor,
la mala sangre de la mala estirpe.
El reverso tenebroso
de Mr. Wonderful.

Fracaso
sí,
a veces con ahinco, furia, inquina,
o con una pachorra abrumadora,
o con la sonrisa de medio lado
y con el ceño fruncido,
y con ganas de usar
esta faca que llevo en el bolsillo
con forma de bolígrafo.

Impuro, indigno,
sí, lo soy.
Quien esté libre de culpa
que derribe la primera piedra
del santuario
de la conformidad.

De frente

Por la inocencia que perdí
y que tanto echo de menos,
cuando acaba el día
sé que la mirada correcta no es la correcta.

¿Tomar distancia?

Miras de frente el tren que te atropella,
la belleza que te arrolla,
la herida que te escuece.

La equidistancia
hace rehenes
insolentes,
adictos a la indolencia.

A veces tantos puñetazos
nos convierten en cobardes.