24 nov. 2016

Siempre está ahí

Pero si amanezco
cubierto de hojas secas
no es otoño.
Si me siento mejor
en el rincón más oscuro del parque
no es amor lo que siento.

La temo, como todos los demás,
y no es que la ame.
Coqueteo con ella,
no con ella...
con todas las imágenes decadentes,
con todos los rincones nocturnos
lúgubres,
con las esquinas de los libros
por donde ella siempre asoma
apagando las luces,
dejando una triste llama de vela,
una penumbra donde permanecer
escondido.

No es que quiera morir,
pero
a esa señora la conozco.
Creo que somos íntimos.

A veces nos encontramos,
fugaces
en algún callejón.

Ella y el claroscuro,
e incluso ella y lo marrón.
Y qué bien le queda el negro.

No voy a decir que la amo.
Simplemente
hace años que dejé de odiarla.

Ella siempre está ahí.
Siempre estará.
Y da más luz a mis días grises.

3 comentarios:

  1. No sé si has visto la película "El lado oscuro del corazón" en que al poeta lo visita siempre la muerte para recordarle lo triste de su existencia.

    Este poema me recordó mucho esas escenas que todo poeta que se precie, vive o ha vivido alguna vez.

    Salud.

    ResponderEliminar

Puedes comentar, discutir, criticar, pero sé educado.