27 dic. 2015

Como una niña.

Amabas como una mujer,
pero te quebraste como una niña
que no entendió que los hombres
se quieren a sí mismos
mientras fingen amarte.

Amas como una mujer
pero lloras como una niña
que no comprende que los adultos
no se comprenden.

Como una niña extraviada en la ciudad
bajo una lluvia de preguntas
que no amainan
se perdió ese globo en el aire
como una interrogación
que se escapa de las manos.

Sin mí.

quizás porque mi vida es una sarta de tropiezos
y mis años una cuerda entorchada de errores
busco soledades compartidas
rodearme de almohadas que amortigüen el ruido
el ruido
de mis remordimientos
abrazar la oscuridad
abrazar la bendita confusión
abrazar lo ajeno
(algo, a alguien)
para asesinar a ese tirano
que siempre me recuerda que
mi vida es una sarta de tropiezos
una cuerda entorchada de errores

porque creo que la paz existe para mí
sin mí
sin mí
sin mi ego de mierda
sin mí.

quiero que mi ego sea un perro muerto
para dejar de abrazar mi propia necedad.

Quiero morir de mi
y resucitar.

Cargas

Acarreo un hueco muy profundo
un deje de locura
un vacío que pesa toneladas
una cisterna repleta de mareas muertas.

Un día llevo en la espalda
un monstruo susurrándome
al oído
otro día un demonio gritando como un hooligan
y los días peores una harpía
que muy despacito
no dice nada
todo el tiempo.

Es una lástima. Soy tan simpático...
La mayor parte de las veces quiero morder
y los espíritus malignos
no me lo permiten.

Me quiero divorciar / con una señorita / que sabe planchar

De verdad, me aburren los anuncios
(lo mejor para los tuyos)
y me jode la familia tradicional
y me carga mucho
el hilo musical
y las corbatas
y las bodas
y los corazones

y los corazones.

No existen los corazones.

Lo sé
porque yo un día
casi
tuve un corazón
y una familia
y fui a una boda
y vendí a mi hermano
y me casé con mi jefa
y compré un coche

pero me aburrí
de mi jefa
y de mi corazón
y del hotel y del hilo musical
y de las cosas que parecen cosas
y son cosas.

Y creo que me voy a casar con otra.
Sí, con otra
con otra
con otra.

Con la primera que pase
y no vaya de guapa.
Ni tenga familia.
Ni quiera
en realidad
nada conmigo.

Veremos anuncios juntos
y compraremos después la tele.
Y compraremos lo mejor
para los nuestros
(para los nuestros lo mejor).

Y luego ya veremos quienes
fueron los míos.

1 dic. 2015

El peculiar comportamiento de los muertos

Fofó ha muerto.
Chanquete ha muerto.
Kovain ha muerto.
El señor Miyagi ha muerto.
Los ochenta han muerto.
Y los noventa.
Los cuarenta muy bien gracias,
y los cincuenta.
Franco ha vuelto.
Primo de Rivera ha vuelto.
Hitler se disfrazó de Elvis
y Elvis de lagarterana
y comparten habitación de motel
en Las Vegas.
Einstein y El Che
comparten póster
en un piso de Alcobendas.

Curiosa selección natural
la de los muertos.

Unos se quedan
y otros no se quieren ir.