31 ago. 2015

Los hijos de la realidad

Los hijos de la realidad
nacen surrealistas,
malformados,
tontos.

De domingos de fútbol y aburrimiento
surgen conatos cobardes
de suicidio.

De los lunes,
mentirosos propósitos de enmienda
que se ahogan en vasos de agua.

De nuestra triste condición,
planes de huida sietemesinos,
amoratados y sin futuro.

Preguntadme por qué me gusta
cerrar los ojos
o por qué me gusta silbar
como si disimulase.

24 ago. 2015

Saurios

Velociraptors,
yo pensaba que eran velociraptors:
depredadores despiadados
con infalibles técnicas de caza,
coordinados,
listos,
taimados.

Brontosaurios,
eso es lo que son,
pisándolo todo a su paso,
arrasando todo lo que pisan,
brutos, inconscientes,
lentos y estúpidos.

No hago más que mirar el reloj.
Ese meteorito ya está tardando.

Bar en blanco y negro

Nunca pasaba nada en ese bar
las telarañas suicidaban su tedio
volando de rutina en rutina,
de polvo en polvo sobre el cristal de las botellas,
licores de aburrimiento y resignación
de otros polvos y lodos añejos.

Era un bar domingo en blanco y negro.
una noticia anodina y olvidada en un períodico viejo.
"La guerra ha terminado" pero los héroes están muertos.
Los fantasmas acodan ausencias sobre la barra
los fantasmas de lo escaso beben vino picado
y pican huesos arrugados de aceituna.

Dicen que la historia evita ciertos lugares.
y que el tiempo se detiene en ellos a pasar el tiempo.

Javier Vayá Albert y Chapu Valdegrama

22 ago. 2015

Sin despedida

Sin una palabra, sin avisar,
mi juventud desapareció sin despedirse,
sin dejar siquiera una nota,
no sé, una que dijese
"Lo pasamos bien juntos.
Pórtate bien y madura de una vez.
Te echaré de menos."

Nada. Ni eso.

La echaré de menos
a la muy puta.

11 ago. 2015

Los rincones

Los rincones son lugares geométricos
de probada malicia,
esquinados,
íntimamente ligados a pequeños actos
de lujuria condensada
o de desidia impenitente.
Arrinconarse es
confabular secretos de maldad ingenua.

10 ago. 2015

Burbujas de cavitación

no son perlas de soledad
son burbujas de cavitación
porque su mirada se hunde
rápida
en las más negras páginas
de un diario anónimo.