21 ene. 2017

...es azul

Belleza letal. Resplandece.
Hiere en los ojos

  llora. grita a la cara
  rota rota.
  gira impasible.


El planeta tierra es azul,
camarada Vladímir Mijáilovich Komarov.

El planeta es azul
y no hay nada más que hacer.

La tuya, épica,
será una muerte rápida.
La muerte de los héroes.

Lo nuestro, aquí abajo,
será un suicidio demasiado lento.
La extinción de los idiotas.

Algo, algo

Lo buscamos leyendo,
o en una cama u otra,
o tocando un instrumento,
o escribiendo disparates.
Yo lo busco en la astronomía,
la de allá arriba
y la de dentro.
La idea tras los ojos
tras algunas ideas locas.

Busco como un demente tras una idea fija.

No está.
A veces no está.

No está en la rabia
ni en el raciocinio.

A veces tampoco en la ebriedad,
casi.

Y tendría que estar en algún sitio,
debería existir

si no
qué triste pérdida de tiempo
haber nacido,
vivir

sin que nada nos empuje

sin otro propósito
que seguir siguiendo.

Algo,
algo que me diga
que la existencia no es un monstruo despiadado.

16 ene. 2017

But her friend is nowhere to be seen

Seguro
encontraré a mis hermanos,
mis pares,
en el último rincón impar del mapa.

Donde nadie dé un duro por nosotros.
Donde la maleza sea buena
y los justos se apiaden de nosotros, los incorrectos.

Donde las mentes desiertas
se rodeen de hiedras y espesura.

Donde nadie se lo espere
yo os espero.

Guardo siempre vuestra última colilla
para empezar la próxima fiesta.

3 ene. 2017

Menuda suerte

El típico patoso
las llaves y el móvil por el hueco del ascensor.

El idiota vocacional
el culo de la caja desfondada en la mudanza,
el reloj de cuco de la abuela destrozado.

El gafe reincidente
que se rió del jefe mientras estaba detrás escuchando.

Malditos cabrones afortunados.
Qué suerte la suya.

Yo te tuve a mi lado y te perdí

y te rompí.

27 dic. 2016

¿Dónde narices lo puse?

He buscado debajo de los cojines
y no estaba.
No estaba en mis cajones.
¿Entre mis libros?
No, no estaba.
No estaba tampoco entre mis escritos
ni traspapelado entre mis dibujos
ni tampoco al fondo a la derecha.

Hoy me he despertado y no estaba.
No sé si lo extravié en la calle.
Juro que ayer lo tenía conmigo
y hoy no está.
No está junto a lo verde
ni en el rojo
ni en el cenicero (ayer lo limpié)
ni en la basura
ni asomando entre los remordimientos
ni debajo del escepticismo.

No quise ponerle cerrojos
ni una cadena de esas para bicis.
Creí que iba a estar ahí
y ahora no está.

Maldito optimismo,
lo he perdido,
creo que para siempre.

Ahora
voy a tener que atar mis ganas de vivir
o comprarme de repuesto.

Por si acaso.

11 dic. 2016

Todo eso y peor

He aspirado los mas heréticos perfumes,
he profundizado en olores diabólicos,
aromas prohibidos y fragancias contra natura.

Soy el profanador del sonido.
He buceado en los lagos de rumores
más siniestros
y he encontrado el horror más lúgubre
en un acorde solitario.

He probado los platos del demonio
y he paladeado con gusto
el sabor de lo abismal.

Sin duda hallé
el hogar sensorial del suicida

y sin embargo sus pechos
eran todo aquello y peor.

Y sin embargo sus gemidos
eran todo eso y peor.

Y sin embargo su sal era todos los océanos del mundo
y mi sed la tortura más larga.

3 dic. 2016

Chica Apocalipsis

No derramé ni una lágrima
escribiendo esta tontería perturbada
pensando en tus tontos pechos,
en tus tontas genialidades
y en tu tonta inconsciente alevosía

porque te odio igual que te quiero
por las mismas e iguales razones.
Y ya guardé mis llantos
para el día
en que todo estalle y todo muera

y el mundo no me recuerde a ti
en todas sus banalidades.

Al fin y al cabo
tú no te das ni cuenta
de todos los apocalipsis que provocas
con tu sola existencia.

24 nov. 2016

Siempre está ahí

Pero si amanezco
cubierto de hojas secas
no es otoño.
Si me siento mejor
en el rincón más oscuro del parque
no es amor lo que siento.

La temo, como todos los demás,
y no es que la ame.
Coqueteo con ella,
no con ella...
con todas las imágenes decadentes,
con todos los rincones nocturnos
lúgubres,
con las esquinas de los libros
por donde ella siempre asoma
apagando las luces,
dejando una triste llama de vela,
una penumbra donde permanecer
escondido.

No es que quiera morir,
pero
a esa señora la conozco.
Creo que somos íntimos.

A veces nos encontramos,
fugaces
en algún callejón.

Ella y el claroscuro,
e incluso ella y lo marrón.
Y qué bien le queda el negro.

No voy a decir que la amo.
Simplemente
hace años que dejé de odiarla.

Ella siempre está ahí.
Siempre estará.
Y da más luz a mis días grises.

5 nov. 2016

Poema nihilista

Los héroes son despreciables.
La justicia no existe.
La mentira hace adictos.
La verdad engaña.
Dios se ha tomado unas largas
  e inmerecidas
vacaciones
y además te odia

Y tu vida
es una farsa monstruosa.

La literatura estira el ego.
Poetas puros
tan malos
como el azúcar puro,
burgueses de las letras.

La poesía
es una farsa indecorosa.

Este poema es simplista.
Este poema no quiere poesía
porque el mundo muere
con adornos
o sin ellos.

Este poema también
es una farsa monstruosa.

Espero que cause trastornos,
que sea un fuego bajo vuestros pies.

2 nov. 2016

La criba

De esos treinta chavales de instituto
que ves ahí tan sólidos,
vivaqueando con sus carpetas bajo el brazo
seis o siete morirán en una cama de hospital
en veinte años.
Cuatro morirán en la calle pasando algo.
seis o siete serán víctimas de violencias domésticas.
Uno o dos se suicidarán bajo las ruedas
del autobús que les lleva del trabajo a casa.
Unos cuantos, muchos,
resistirán a un salvaje aburrimiento
de matrimonio y trabajo embrutecedor.
Uno de ellos sobrevivirá escribiendo necrológicas innecesarias
porque ya no es joven
y la bilis ha invadido
todo resto de ingenuidad.

19 oct. 2016

....

Somos carne llena de rabia,
ojos cerrados, legañas,
vigilia ojerosa.
Somos el umbral del desierto,
peces en un charco,
naufragios diminutos.
Somos un alud de mentiras,
agua sin sed, grotescos locos,
torpes excusas.
Somos vida enlutada,
árboles sin raíz,
tierra sin semilla.
Somos rasguños en el calendario,
pero si podemos tú y yo
abrigarnos con un viernes
y una copa de vino,
si vienes a habitar un rato mis ruinas
una sonrisa tuya
salvará al mundo,
Una sonrisa tuya
salvará mi mundo.

11 oct. 2016

Frío

Era una sonrisa de hielo
que se pegaba a un pecho
que nunca había sentido el calor.

Él recogió sus cenizas
y se las entregó.

Ella dijo:
Pondré tus lágrimas en un altar
que cubriré de escombros.

Él dijo:
Mañana me suicidaré en ti.

Extraviado

En el lugar equivocado
a la hora acostumbrada,
aunque no es mi día,
mi hora ni mi siglo.

Salgo del bar por la puerta que no es
y me pierdo por el barrio de siempre
equivocándome de calle otra vez.

Siempre me confundo de número.

El fracaso, en cambio,
siempre sabe cómo llegar a mi puerta.

9 oct. 2016

Vegetal y tal

En el mundo vegetal
todo mal es pequeño.
Da igual tallo que leño,
que a mí todo me da igual.

En el campo vegetal
mi sistema vegetativo
se torna menos vengativo
y a mí todo me da igual.

Arde el mundo de los vivos
y yo en coma, un calabacín.
El mal sube y baja, balancín,
qué baladí es este mundo/
de cautivos.

En el reino vegetal
reina triunfante la apatía.
y ni caliente ni fría
la realidad me hará mal.

En el sueño vegetal
todo es bonito, o feo, o casual
si me apuras,
y yo no necesito cura
para mi alma de metal.

Existencia pelotuda.

En el sueño vegetal
a mi todo me... la suda.

Que entierren mi cuerpo
en un patatal.
A mí... me da igual.

7 oct. 2016

No surprises

Un alma que está
tan llena de dudas tan certeras...
Una adicción que le hace vibrar
mientras se suicida,
mientras se calienta,
mientras empieza a vivir.

Alarmas y sorpresas,
quiere alarmas y sorpresas,
a menos que sean de verdad.
¡Y alarmantes!

Se ve tan feliz
siendo infeliz, mortificada...
Derriba muros
con ladrillos en las manos
y argamasa en los dientes
y desecha su no corazón,
su los otros, su mi,
sus grietas, su demencia.

Y sí, quiere
alarmas y sorpresas,
quiere alarmas y sorpresas,
a menos que sean de verdad.
Y tan alarmantes.

Quiere una vida que no existe,
un amigo,
mientras desecha abrigos sin razón,
desprecia el frío.
Hormonas
o labios mandan. Ella se fía.
No, no se fía.
Sí.

Creo que...

alarmas y sorpresas,
quiere alarmas y sorpresas,
a menos que sean de verdad.
O demasiado alarmantes.

Un corazón libre,
un corazón tan libre
que con su peso mata lo que estorba
asfixia todo mientras se mata,
mientras se mata
si acaso esto es vida...

Alarmas y sorpresas,
quiere alarmas y sorpresas,
a menos que sean de verdad.
Y la alarma a veces pita.

Alarmas y sorpresas, por favor,
pero sin consecuencias, sí,
sin consecuencias.

Sin un mañana remordimiento,
sin un mañana, sin remordimiento,
sin un ma...
sin un,
sin,
sí.

Quizás no.

Quizás se haga la muerta
para seguir viviendo.

24 sept. 2016

Y ahora esta extraña claustrofobia

Me agobia esta ciudad,
me agobia.
Cogeré el petate y
me iré muy lejos,
por lo menos a Segovia.

Pero me agobia Castilla,
me agobia.
Haré las maletas y
me iré muy lejos,
por lo menos a Cracovia.

Pero me agobia la tierra,
me agobia.
Tomaré un cohete y
me iré muy lejos,
por lo menos a...

bueno, Segovia es una ciudad
muy bonita.

Sí, un finde de estos.

Ovejas el finde

Los viernes nos sacan de la jaula y nos vestimos con chupas molonas de lobos incendiarios para no tener que matar a los cerdos que nos estabulan
lunes a viernes.

Quemamos la ciudad con cerillas de juguete.

Y eso lo tienen calculado los muy cerdos
los dueños de la gasolina.

...

Ponme otra, joder.

22 sept. 2016

Abatimiento

Maniobra geométrica conceptual compleja
en el que la proyección de un objeto en un plano real
(definido por dos líneas de experiencia coplanarias)
te agria diariamente el desayuno y el carácter.

Recibes cartas con membrete con miedo resignado.
Ves el horizonte como una línea inexistente
-sucesión de puntos amenazantes-.
El futuro es el lugar geométrico
donde se juntan dos paralelas idiotas cualquiera
en un plano euclídeo,
a un paso de enano,
inalcanzable,

Abatimiento:
Un batir de alas de cera
derretidas por una expectativa muerta de cansancio.

La importante virtud del discernimiento

La importante virtud del discernimiento
es una desgracia
como otra cualquiera.
La derrota de los ángeles boxeadores
te golpea más duro,
los vasos rotos
te cortan más los labios.
Las victorias, sin cafeína,
las derrotas son sin sal,
las noches son borrosas
y los días dañan las retinas
y la innecesaria necesidad
del lirismo,
pesada como una pluma
en una estrella muerta,
cada día más y más perentoria,
destila amargos dulces alcoholes.

La estúpida virtud del discernimiento
hace expertos escépticos estúpidos
tan afectados como indiferentes
ante la caída de una hoja
y el desplome de la justicia
en los alejados rincones
de renglones estúpidos.

8 sept. 2016

Extraviado

Ya es costumbre
sentirme perdido
dentro de casa.

Qué maravilla pues
sentirse en casa
cuando estás
extraviado

y añorar los caminos
que jamás has pisado.

Vuelve, sangra

Los nervios
de los pies
nos piden
evitar el camino
sembrado de cristales.

La costumbre
nos dice
que eso
no puede ser tan malo.

El recuerdo
a veces dice:
vuelve,

goza de ese dolor

y sangra.

21 ago. 2016

Elección

Lunas gemelas
tus pechos.
Yo un astronauta indeciso
emulando al asno de Buridán.

Las dos puertas de su piel

Siempre que la veía desnuda
mi mirada quedaba presa.
No por lo que enseñaba;
por lo que mantenía oculto.
No sé si un paraíso privado
o un apocalipsis.
O ambos,
que en ella
bien pudieran ser
la misma cosa.

19 ago. 2016

Querido diario

A ver, ¿qué he hecho hoy?
Me he levantado tarde,
tambaleándome.
He cocinado,
he hecho la colada,
no he hecho la cama,
he visto un capítulo aburrido
de una serie aburrida
mientras me hacía unos cigarrillos,
he fumado, he bebido,
he robado un beso,
y he escrito algo
exagerándolo todo

y ahora me propongo
a apurar el vaso de vino hasta las heces
y me dispongo a morir.

A dormir, perdón,
a dormir.

Qué tonto se levanta uno a veces.

Y qué pronto pasa el día.

Sordera selectiva

Vanidosa
la coliflor con espinacas
creyó que alguien le dijo
que era
una flor con espinas.